Domaikia

Localidad situada al sur del valle en una hondonada a las faldas de la Sierra de Arrato bajo la cumbre de Armikelo con una altitud de 652 metros. Está atravesada por los regatos Naiturri e Iñarraka, subafluente del río Bayas. Rodeada por parajes boscosos formados por robles, hayas, encinas…­

Existen referencias documentales a la existencia de Domaikia desde 1257 en q­ue aparece citado en la lista de los pueblos del obispado de Calahorra, cuando aparece “Domaquia” como población del arciprestazgo de Çuibarruia.doma1

Dentro de su patrimonio arquitectónico, cabe resaltar la iglesia parroquial de San Bartolomé, edificio románico, posteriormente restaurado. De su primitiva fábrica conserva un ventanal, así como varios canecillos. Ya en su interior, de planta rectangular, podemos destacar el retablo central, plateresco, decorado con pinturas y relieves en madera procedentes del viejo altar, una de las mejores muestras dentro del arte alavés. También destacan los restos del ventanal rescatados por el actual párroco de la villa, José Antonio González de Salazar, autor asimismo del nuevo mobiliario del altar y del conjunto monumental de la plaza.

En un documento de fines del siglo XVIII se dice que hablan el idioma vascongado todos los pueblos de la Vicaría de Zuya, de la cual formaba parte esta localidad. En el mapa lingüístico de L. L. Bonaparte (1863) figura ya fuera del área euskérica. Hoy en día, no obstante, el euskara recupera paulatinamente su presencia.

Actualmente, la población sobrepasa el medio centenar de personas, dedicadas primordialmente a una intensa actividad ganadera de vacuno y de caballar. Celebran la fiesta patronal el 24 de agosto por San Bartolomé.

doma2

A partir de una idea de Carlos Ortiz de Zárate, sacerdote natural de Domaikia, más de un centenar de personas, ataviadas con trajes típicos y aperos, antorchas y todas las herramientas que se han utilizado desde el principio de los tiempos para cazar a las alimañas, escenifica anualmente, durante las fiestas patronales, la ‘Caza de la Piztia’ (Los etnógrafos estudiaron el mito del “Piztia” atribuyéndole caracteres de cíclope, con un sólo ojo, y devoraba y aterrorizaba a los Domaikiarras) y su llegada al pueblo en medio de la alegría general.